¡NUNCA DÉ TÉ A LOS BEBÉS! ALGUNAS INFUSIONES PROVOCAN HASTA LA MUERTE

unnamedLa madre sí puede tomar infusiones cuando está lactando, como el de anís o manzanilla en caso de que el bebé tenga cólicos.

En muchos casos las abuelas, madres, vecinas o conocidos suelen recomendar algunos tipos de té a los bebés cuando están padeciendo algún cólico, alguna diarrea o tienen vientre alterado, pero lo que no saben es que los especialistas prohíben dar de beber infusiones a los infantes, porque muchos de estos brebajes son tóxicos y pueden causar hasta la muerte.

“Las personas que son muy dadas a aplicar la medicina natural reniegan la medicina de laboratorio, pero hay un pequeño detalle con el asunto de los té… y es que algunos son muy tóxicos en niños”, advierte la especialista Evelyn Quezada durante su participación como cada lunes en el programa Desde el Portal, vía el Facebook Live de la Z 101 Digital.

Ahora bien, la especialista aclara que la madre sí puede tomar infusiones cuando está lactando, como el de anís o manzanilla en caso de que el bebé tenga cólicos, pero no proporcionar directamente la tisana a la criatura.

En conjunto con el personal de enfermería del hospital donde labora, la doctora elaboró un listado de las infusiones más conocidas que suelen utilizarse según el caso que se presente para el bebé. Entre los más tóxicos figuran las hojas de epazote, tua tua y anamú.

Infusiones que no deben dar a los bebés

  • Orégano: La doctora indica que es muy usual escuchar recomendaciones de dar esta infusión a los bebés que tienen “cólicos, pero advierte, que no es recomendable porque lo más probable que el infante tenga alguna especie de intolerancia a la lactosa o al gluten, o peor aún, que tenga alguna alteración de tipo metabólico, por lo que, precisa, es recomendable ir a un especialista.
  • Malagueta: Se usa para los gases
  • Orégano Poleo: Se usa para el dolor de oído, pero advierte la especialista que “eso no debe hacerse nunca” y que solo ahí debe aplicarse lo que prescriba un otorrino.
  • Ruda: Esta suele utilizarse para secar la mucosidad de la nariz, pero que debe advertirse que ese niño probablemente esté haciendo una rinitis aguda o un proceso gripal fuerte.
  • Guanábana, tamarindo y lechuga: Esta mezcla la suelen utilizar para calmar al bebé y que supuestamente pueda dormir bien.
  • Hoja de limoncillo: Lo suelen utilizar para el estómago, en los adultos es bueno para la indigestión, pero nunca para los bebés.
  • El cojollito de guayaba: Se les da para detener la diarrea, pero lo recomendable es ver la causa de la misma con un doctor.
  • Infusión de anís cuatro estrellas: Lo usan para los gases, pero probablemente el niño tenga una intolerancia a la proteína de algún tipo de leche.
  • Mala Madre: Suele usarse para las niñas que están en desarrollo, para que haga “una limpieza”, luego que pase su ciclo menstrual, lo que advierte la especialista “no es necesario”.
  • Salvia masticada: Suele utilizarse para la ronquera.
  • Epazote (tóxico): A los niños que le dan té de epazote, que se utiliza para los parásitos o lombrices, por lo general terminan en la emergencia de un hospital.
  • Túa Túa (tóxico): Es muy tóxico y se utiliza como antiparásitos.
  • Anamú (tóxico): En adultos se utiliza para tratar la sinusitis, pero en niños es tóxica.
  • Zen con coco: También es usado contra los parásitos, pero es peligroso.
  • Hoja siempre fresca: Para la dentición. La especialista recomienda que en vez de esto, se compre una gomita y se ponga en el freezer para el bebé la muerda y le calme la sensación del proceso de los dientes cuando van a salir.

Estas y otras tisanas incluyeron parte de la lista que trajo la doctora Quezada para compartir con los internautas, aclarando, que los adultos sí pueden tomarlo, porque los órganos ya están desarrollados, a diferencia de los infantes que empiezan a desarrollar sus pulmones y sus conductos aún son muy pequeños, sobre todo en la zona de la cabecita.

Finalmente, recomienda la visita médica rutinaria y sobre todo cuando se presente algún padecimiento. Lo mismo para los adultos, recordando que todo individuo debe aplicar la salud preventiva realizando un chequeo médico anual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *