Mueren en su coche tras realizar unas modificaciones en el tubo de escape

Tom Putt y Nikki Willis, amigos de Essex, fallecieron el año pasado. Las causas de su muerto fueron identificadas como un accidente en su coche, pero meses después los investigadores han determinado que murieron “envenenados”. El joven realizó unas modificaciones en su automóvil que provocó que la cantidad de monóxido de carbono fuera 1.000 veces superior del límite legal.

Jóvenes coche

Tom Putt, de 20 años y Nikki Willis, de 23, de Essex (Reino Unido)  fueron encontrados muertos en su coche el mes de diciembre del pasado año. En un primer momento, se creyó que fallecieron a causa de un terrible accidente, pero una investigación ha determinado que fueron “envenenados”.

El coche de Tom, estudiante de ingeniería, había realizado una serie de modificaciones en su automóvil para mejorar su rendimiento. Un huevo entre el tubo de escape y el motor provocó que el humo fuera absorbido en el coche a través de la entrada de aire, como informa Metro.

Las pruebas de la audiencia de Chelmsford revelaron que los niveles de monóxido de carbono en el interior del turismo fueron 1.000 veces mayor que el límite de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *