El padre de Adele la abandonó de pequeña: ahora trabaja de mensajero y quiere retomar la relación.

El padre de la multimillonaria cantante Adele tiene una vida austera y alejado de los lujos de su famosa. hija. Mark Evans, de 55 años, quien abandonó a la artista cuando era niña, fue retratado trabajando para una empresa de mensajería en Reino Unido.

De acuerdo al tabloide The Sun, Evans es empleado de Yodel, una empresa de servicios de entrega en el Reino Unido, y gana £ 50 (USD 65,20) por día.

Evans, quien vive en una pequeña casa alquilada en Bridgend, Gales del Sur, fue fotografiado vestido con jeans y una camisa rosa, entregando paquetes a domicilio.

El citado medio señaló que Evans está “desconsolado” por su distanciamiento con Adele y que quiere acercarse a ella y a su pequeño nieto. “No tiene una vida realmente, solo existe”, dijo un amigo de Evans a The Sun.

La propia Adele reconoció que le había costado encontrar el amor debido al abandono de su padre. En 2011, la intérprete de hits como “Hello” o “Someone like you” lo sacó de su vida para siempre cuando éste habló de su relación con la prensa. “Nunca más escuchará de mí”.

“Él sabe que ha cometido errores, pero le encantaría arreglar las cosas y obtener su perdón. No busca su dinero ni nada, solo quiere ser un abuelo normal y comprarle helado a su nieto y esas cosas”, dijo el mismo informante. “Tiene el corazón roto”.

Evans reconoció públicamente sus fallas como padre y reveló su pasado con el alcohol. “Me avergoncé profundamente por lo que me había convertido y sabía que lo más amable que podía hacer por Adele era asegurarme de que nunca me viera en ese estado”

El hombre ha tratado desesperadamente de arreglar las cosas a lo largo de los años. Pero Adele ignora sus palabras y no estuvo junto a él cuando en 2013 se sometió a una cirugía por un cáncer de intestino.

Adele, que posee mansiones en Sussex y Londres por un valor de más de 10 millones de libras, tuvo un hijo Angelo en 2012 con su esposo Simon Konecki, de 44 años.

La semana pasada fue fotografiada en Nueva York festejando con su íntima amiga Jennifer Lawrence en el bar gay Pieces. Ambas bailaron y tomaron tequila. Los presentes sacaron sus móviles y grabaron ese momento, que se viralizó muy rápido en las redes sociales.

Se cree que Adele se encuentra en la Gran Manzana preparando su cuarto álbum después de que la vieron saliendo de un estudio de grabación a principios de esta semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *