La encuentran muerta horas después de subir a un coche negro pensando que era un Uber

Samantha Josephson era una estudiante de 21 años que el pasado viernes de madrugada salió de su piso compartido en Columbia, Carolina del Sur, Estados Unidos. Pidió un Uber pero nunca lo cogió. Se subió a un coche negro, un Chevrolet Impala, pensando que era su servicio, pero se equivocó. 14 horas después, fue hallada muerta, informa CNN. Fueron unos cazadores los que hallaron el cuerpo sin vida de la joven en un campo abierto a 154 km del lugar de donde desapareció. “Lo que sabemos hasta ahora es que, de hecho, ella había pedido un servicio vía Uber y estaba esperando que llegara”, dijo Skip Holbrook, jefa de Policía de Columbia, en rueda de prensa. La Policía tuvo acceso a las cámaras de seguridad de la zona donde esperaba: “Creemos que simplemente se metió por error en este auto en particular pensando que era un viaje de Uber”, dijo Holbrook. Ya hay un detenido: se trata de Nathaniel David Rowland, de 24 años, acusado de asesinato y secuestro. Está en la cárcel de Columbia. No han trascendido las circunstancias de la muerte de Josephson. El aviso lo dieron las amigas de la chica, que llamaron a la Policía preocupadas por no saber nada de Josephson. La Policía de Columbia estaba buscando a la chica cuando los cazadores hallaron el cuerpo de Samantha. La investigación se centró en el coche que recogió a la joven y se dio con él en la madrugada del sábado. El conductor, Nathaniel Rowland, intentó huir, pero fue interceptado. En el vehículo hallaron sangre, tanto en el maletero como en el asiento del copiloto, y el móvil de la chica. Además, hallaron un cubo con lejía, toallitas germicidas y limpiador de ventanas, y activado el bloqueo de los cierres traseros. Por su parte, Uber no quiso hacer comentarios, pero en su web aconseja a sus usuarios comprobar la matrícula del coche y la foto del conductor. El padre de la chica, Seymour Josephson, confirmó en Facebook la muerte de su hija: “¡Con una tristeza tremenda y el corazón roto publico esto! Echaré de menos y querré siempre a mi niña. Samantha ya no está con nosotros. Es extremadamente difícil escribir esto y publicarlo, pero la quiero con todo mi corazón. Podría seguir escribiendo sobre ella, pero me mata. Me siento aquí y lloro mientras miro la imagen y escribo esto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *