Aerolínea exige a pasajera que se vista apropiadamente o tendrá que bajar del avión

Una mujer de 21 años fue amenazada con ser sacada de un vuelo en el aeropuerto de Birmingham, Reino Unido, porque su ropa era “inapropiada” y podía ser ofensiva.
Emily O’Connor, una aprendiz contable de Solihull, volaba con Thomas Cook Airlines a Tenerife, el 2 de marzo. Vestía un top negro y pantalones de talle alto, pasó por el aeropuerto sin incidentes.
Al abordar el avión, intercambió bromas con la tripulación de cabina que saludaba a los pasajeros, luego caminó por el pasillo para tomar asiento.
La Sra. O’Connor le dijo a The Independent: “Solo había dado unos pasos cuando uno de los tripulantes de cabina me dijo: ‘Disculpe, señora, no está vestida adecuadamente y no está cumpliendo con nuestro código’”.
Se le mostró una copia de la revista en vuelo, que tiene una nota en la página 113 que dice: “No se permitirá viajar a los clientes que usan vestimenta inapropiada (incluidos artículos con eslóganes o imágenes ofensivas) a menos que sea posible cambiarse de ropa”.
Un miembro de la tripulación de cabina le exigió que se cambiara de ropa, si no se verían obligados a desalojarla del avión.
La Sra. O’Connor hizo un llamamiento a los demás pasajeros. En voz alta se dirigió a ellos para preguntar: “Disculpe a todo el mundo. ¿Estoy ofendiendo a alguien? Si lo estoy, estoy más que feliz de taparme “. Nadie respondió.

La prima de O’Connor, que viajaba en el mismo vuelo, le prestó una chaqueta y le permitieron permanecer a bordo del avión.
“Había un hombre vestido con una camiseta sin mangas y pantalones cortos que mostraba mucha más carne que yo”, declaró la joven.
Su amiga, Eleanor Smith, desafió a la compañía en Twitter: “¡La vergüenza que ella debió haber sentido y sin ninguna buena razón! ¿Te ofende el cuerpo femenino? Se estaba yendo de vacaciones, ¿se espera que lleve un mono?
En su vuelo de regreso de Tenerife a Birmingham, una semana después y en la misma aerolínea usó exactamente el mismo atuendo y nadie dijo nada.
Ella describió su tratamiento en el vuelo de ida como “la peor experiencia de mi vida”.
“Me sentí tan sexualizada”, le transmitió en la entrevista a The Independent. “Me hicieron sentir que me estaba exponiendo e incluso permitieron que un hombre me insultara”.
Un pasajero masculino la insultó, la llamó “mujer patética” y la instó a ponerse una chaqueta. La tripulación de cabina no tomó ninguna medida contra el pasajero infractor.
Si bien las aerolíneas suelen estipular los estándares de vestimenta, los términos y condiciones de Thomas Cook Airlines no contienen ninguna mención de vestimenta.
Un portavoz de Thomas Cook dijo en un comunicado: “Lamentamos haber molestado a la Sra. O’Connor. Está claro que podríamos haber manejado mejor la situación. Al igual que la mayoría de las aerolíneas, tenemos una política de vestimenta adecuada. Esto se aplica por igual a hombres y mujeres de todas las edades sin discriminación. Nuestros equipos tienen la difícil tarea de implementar esa política y no siempre lo hacen bien”.

 

La aerolínea se vio obligada a disculparse públicamente con Emily O’Connor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *