Dos hermanos quedan huérfanos en Houston: sus padres murieron de coronavirus en un período de dos semanas

En menos de dos semanas los hermanos de Houston, Texas, Nathan e Isaiah García, de 11 y 14 años respectivamente, quedaron huérfanos. Sus dos padres perdieron la batalla contra el coronavirus y lo que más les duele es no haber podido despedirse de ellos.

Naomi Esquivel, de 39 años, falleció el 2 de julio. Después de sufrir cuatro paros cardiacos esa noche, los doctores hablaron con la familia, les explicaron que sus pulmones estaban llenos de líquido por culpa del COVID-19 y que su cuerpo ya no resistiría más.

“Nos dijeron que lo mejor que podíamos decidir era de dejarla ir porque nada más estaba sufriendo”, relató Jacob Mendoza, hermano menor de Esquivel, durante una entrevista con el periodista Édgar Muñoz, quien cubrió el caso desde Houston para Noticias Telemundo. “Tuvimos que dejarla ir”.

[Últimas noticias sobre la pandemia de coronavirus]

Naomi Esquivel y Carlos García juntos a sus hijos Isaiah y Nathan
Naomi Esquivel y Carlos García juntos a sus hijos Isaiah y Nathan  Telemundo

Lo que más nos duele es que murieron solos por causa del COVID, mi hija tan siquiera tuvimos la dicha de despedirla por teléfono, de entregársela al Señor, decirle que la amábamos mientras ella estaba falleciendo. Pero a mi yerno no lo alcanzamos… murió solo”, dijo la madre de Esquivel, Rita Márquez.

En el funeral de su madre, Isaiah García pensó mientras miraba el ataúd que esa sería la situación más difícil que enfrentaría su vida, según dijo el menor a la cadena ABC. Pero dos semanas después su padre fue alcanzado por la misma enfermedad.

Carlos García, de 44 años, fue llevado al hospital el 17 de julio, había dado positivo a coronavirus y ese mismo día falleció. Como su esposa, con quien estuvo casado 24 años, tenía condiciones médicas preexistentes: él estaba enfermo del riñón y ella del hígado.

[El síndrome asociado con el COVID-19 está afectando más a niños latinos]

En total cinco miembros de la familia se contagiaron, incluidos Esquivel, García, Mendoza y Márquez. Pero ignoran dónde sucedió. En los trabajos de Esquivel y de su madre, y también en el de García, hubo casos de coronavirus.

La terrible experiencia de esta familia latina ilustra los peligros a los que se enfrentan millones de hispanos en Estados Unidos. Están más expuestos al virus porque han tenido que seguir trabajando pese al riesgo, tanto por necesidad económica como porque, como sucede con los agricultores o los procesadores de alimentos, su labor se considera esencial.

En el condado de Harris, donde se encuentra Houston, los latinos representan el grupo poblacional con mayor número de contagios, más de 15,000 de un total de 59,000 casos confirmados. Los blancos presentan 8,500 casos, los afroamericanos 7,300 y los asiáticos 1,100. En 27,500 casos se desconoce la identidad racial.

Según un análisis de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades los hispanos tienen cuatro veces mayor probabilidad que los blancos de ser hospitalizados por el COVID-19.

[La nueva ola del coronavirus también castiga sobre todo a los latinos: uno de cada tres casos afecta a hispanos]

Los hermanos Isaiah y Nathan García en el funeral de su madre
Los hermanos Isaiah y Nathan García en el funeral de su madre, Naomi Esquivel, quien falleció el 2 de julio a causa del coronavirus.Cortesía de la familia Mendoza

El último deseo de Carlos, mientras llegaba la ambulancia que lo iba a llevar al hospital, fue que Jacob Mendoza y su esposa se hicieran cargo de los niños. ‘Por favor, cuiden a los niños’, recuerda que le dijo.

En medio de su dolor, Nathan e Isaiah se sienten agradecidos de estar con sus tíos. Para ellos se trata de un lugar donde se sienten seguros y de las personas que los han visto crecer. No preferirían estar en ningún otro sitio.

El funeral de Carlos García será la próxima semana. Una campaña en la página web GoFundMe ha recaudado cerca de 50,000 dólares para el bienestar y la educación de Nathan e Isaiah. El dinero inicialmente era para cubrir los gastos funerarios, pero una persona se ofreció a cubrir todos los gastos a última hora.

El corresponsal de Noticias Telemundo Édgar Muñoz contribuyó a esta nota desde Houston, Texas.

A %d blogueros les gusta esto: